lunes, 7 de junio de 2010

¿Son tan malas las mentiras?

Una mentira no tendría sentido si la verdad no fuera percibida como peligrosa.
Alfred Adler

La otra noche vi una película que me dejó pensando. La película en cuestión es “The Invention of Lying" que, sin ser una maravilla del cine, propone un argumento bastante original que tiene como principal mérito reivindicar algo comúnmente tan basureado como la mentira.

Mark, el protagonista, vive en un mundo casi igual al nuestro, casi, porque en su mundo no existen las mentiras. El concepto de “decir una cosa por otra” no tiene sentido, si te preguntan algo simplemente respondes con lo que piensas/sientes/pasa. Por ejemplo: al comienzo de la película, Mark pasa a buscar a una chica con la que tiene una cita a su departamento. Está muy nervioso y, para su mala suerte, llega más temprano de lo acordado. Ella, Anna (Jennifer Garner), se demora en abrirle y cuando lo hace le dice “disculpa, es que no pensé que ibas a llegar tan temprano… estaba masturbándome”.

Pero, claro, no todas las verdades son tan “divertidas”. Que toda la oficina se entere de que te van a despedir o que la chica en cuestión te diga a la primera cita que ni loca tendría sexo contigo y con suerte te besaría porque no le pareces atractivo, son verdades (la mayor parte de las veces evidentes) que uno preferiría que el resto se las guardara para sí. Cosa imposible en este mundo, donde el mesero te puede decir que le caes mal o que le dio una “probadita” a tu trago.



[Atención que a partir de esta parte hay spoilers. No es que importen mucho porque la película no es un obra de arte ni una cosa tan impactante, pero siempre hay gente que prefiere verla primero. Si no le molesta que le cuente más del argumento siga leyendo con confianza ;)]

Quizás una de las cosas más interesantes de la película sea la premisa de que en un mundo sin mentiras la religión simplemente no existe. Todo lo que sabemos es todo lo que hay, fin del cuento. Eso hasta que Mark cambia las cosas.

Su madre ya anciana enferma gravemente. Agonizante en el hospital, toma la mano de su hijo y le confiesa que tiene miedo, tiene mucho miedo de morir e irse a un vacío infinito. Él, con el corazón en la mano viendo cómo su madre muere en medio de todo ese sufrimiento, encuentra una salida mejor… decirle que eso no es verdad, que ella no se irá a un eternidad de vacío, sino a un mundo mucho mejor que éste, donde tendrá una mansión propia y donde la estarán esperando todos sus seres queridos que ya han muerto. Y ella muere tranquila, aliviada, casi feliz.

Miles de personas se reúnen al día siguiente a las afueras de su casa esperando que Mark les diga lo que le dijo a su madre, que les diga que este mundo no es un caos sin sentido, no es un instante, que después no morimos solos y abandonados en el más completo de los silencios. Mark les ha dado esperanzas... y, de paso, ha inventado la religión.

Y aquí es donde entra a jugar el lado más amable de esta historia: las mentiras pueden cambiar el mundo. Así como una mentira puede destrozar el mundo de alguien, otra mentira puede hacerlo soportable, agradable, hasta feliz. La madre de Mark murió con una sonrisa en sus labios gracias a sus mentiras. Yo entiendo eso porque yo también lo hice.

Cuando mi papá estaba inconsciente en el hospital, cuando ya llevaba varios días y era evidente que no había recuperación posible y que a partir de ese instante todo sería decadencia y tristeza, yo le hablaba a mi papá. Le decía que no tenía que tener miedo, que tenía que estar tranquilo, en paz. Que al otro lado estaría mi abuela esperándolo, que estarían todas las personas que él una vez amó y que murieron. Le decía que perdonara y que no se aferrara a este mundo, porque nuestra separación era sólo temporal y que pronto estaríamos juntos nuevamente. Que él cuidaría de mí hasta que me viniera a buscar y ya no nos separaríamos nunca más… eso le decía, aunque no sabía si era verdad. Pero trataba de decirlo con la mayor convicción del mundo porque no sólo le estaba mintiendo a él. Por encima de todo me estaba mintiendo a mí.

Este mundo es cruel, es injusto, muchas veces no tiene respuestas o si las tiene, no nos satisfacen… ¿cuántas personas piensan esto y deciden (decidimos) que una mentira es mucho mejor que la verdad? ¿Cuántas veces mentimos y nos mentimos por eso? ¿Es tan malo? ¿No son las mentiras –en gran parte– las que nos permiten seguir viviendo en esta sociedad sin pegarnos un tiro nosotros o pegárselo al resto?




Mentimos cuando decimos que estamos bien, porque generalmente siempre pasa algo entremedio del “estoy” y del “bien”. Mentimos cuando decimos “ya lo superé” porque si realmente lo hubiésemos superado no necesitaríamos decir nada. Mentimos cuando decimos que estamos “contentos en la pega” porque la gran mayoría de los trabajos en este país son una mierda y lo que en realidad queremos decir es “al menos tengo trabajo”. Mentimos cuando decimos “gracias a Dios” porque, bueno o malo, siempre es gracias a nosotros y a la (mala) suerte. Mentimos cuando decimos “no te preocupes” porque no queremos preocupar y preocuparnos.

Pero muchas veces esas mentiras nos hacen sentir bien, nos hacen sentir en paz con nosotros mismos y con el universo. Porque la verdad arde, a veces quema y porque una mentira bien dicha puede hacer que alguien muera con una sonrisa en sus labios en vez de con una lágrima en el corazón.

"La verdad es fuego. Decir la verdad significa iluminar y arder". Nuda Veritas  
(dibujo de Gustav Klimt).

15 comentarios:

Valen lunes, junio 07, 2010 11:13:00 p. m.  

Increiblemente de acuerdo, es algo que me cuestiono y pienso todo el tiempo.
Es algo que ahora misma estoy discutiendo conmigo misma y con una amiga.
Voy a ver si encuentro la peli..
Saludos.

Mónica de los Siete Infiernos martes, junio 08, 2010 9:18:00 a. m.  

Mmm... No sé, cuco. Si bien hay mentiras y Mentiras, comenzar a justificar unas, solamente lleva a justificar las otras. Algo así como relativismo moral.

No. Mala cosa.

Jorge Román martes, junio 08, 2010 10:51:00 a. m.  

Nietzsche decía que la única diferencia del ser humano con el resto de los animales es que nosotros somos grandes mentirosos.

No hay que dejarse engañar: la mentira no es sólo una mentira para aprovecharse, para engañar o para "hacer bien" al otro. La mentira es también consensuada y aceptada aunque se sepa que es mentira. Eso es, por ejemplo, la metáfora, la literatura, el cine y el teatro. Todo eso son mentiras que disfrutamos día a día.

La careta que usamos en el trabajo es una mentira. La sonrisa condescendiente que usamos con nuestra pareja para decirle que se ve bien aunque consideremos que está demasiado ojerosa también es una mentira. La mayoría de nosotros preferiría no saber que su pareja ha tenido un desliz amoroso si sólo ha sido una tontería de una noche. El que está infectado con VIH sigue proyectándose y haciendo planes a futuro, el apostador sigue confiando en su "buena suerte", el que ha "pecado" insiste en confesarse con el cura con la esperanza de que al morir se salvará. Todas estas son mentiras, más o menos evidentes, más o menos conscientes. Que cada uno le ponga el falso mote de "buenas" o "malas", ya que el bien y el mal también son mentiras.

Concuerdo con Myriam: la verdad, lo que realmente conocemos, es tan poco y tan desesperanzador que lo único que nos queda para no suicidarnos es mentirnos y hacernos creer que la vida tiene un propósito.

Y a veces, sólo a veces, tenemos tanta fe en estas mentiras, que se hacen realidad. Y entonces sí que nos desorientamos.

Jorge Román martes, junio 08, 2010 10:54:00 a. m.  

Y Mónica: la moral es relativa. Nada que hacer. Y si no lo crees, discute sobre el bien y el mal con un musulmán, un coreano, un budista y un maorí.

Akira Hokusai martes, junio 08, 2010 11:55:00 p. m.  

pfffffffffffff conclusion sin leer todo esa pared de texto :" todos somos unos malditos mentirosos".... nada nuevo en todo caso



--- hey dulce , por que borraste "¿la amargada de mierda ?" ¬¬

se echa de menos algo de violencia femenina ....

Toño miércoles, junio 09, 2010 10:23:00 a. m.  

Iba feliz leyendo pero me tuve que parar porque no he visto la película y no quería leer el spoiler.
Bonito blog.

Myriam miércoles, junio 09, 2010 4:36:00 p. m.  

Valen: ojalá encuentres la peli, tiene momentos cómicos, irónicos y otros bastantes emocionantes ;)
Abrazo!

Mónica: yo prefiero no diferenciar por el tipo de mentira (todas lo son, da lo mismo que sean "blancas" o del color que sean), sino por la situación y la utilidad que tienen. Y no podría poner un no rotundo porque simplemente no creo que nadie se libre.

Jorge: cómo disfruto de esas mentiras. Incluso pago gustosa por verlas/leerlas porque sin ellas mi vida sería peor, sin dudas. Y sobre todo, me gusta compartirlas contigo ^.^

Akira: si no me vas a leer, ahórrate el comentario.

Toño: en todo caso no es un gran spoiler, pero as you wish. Vuelve cuando la hayas visto ;)
Saludos y gracias por pasar =)

ataraxia viernes, junio 11, 2010 3:06:00 p. m.  

la verdad es que miento.
la verdad es que mentimos.
una vez que hayamos aceptado este hecho el enfoque que tenemos del mundo cambia.
y es bonito cambiar la mirada.

Akira Hokusai lunes, junio 14, 2010 9:54:00 p. m.  

"puedes olvidar el pasado , pero el pasado no te olvida, nena "...eso dice en la pelicula magnolia....

o si...

Tony lunes, agosto 02, 2010 11:32:00 p. m.  

Todo es mentira... y esto es una verdad absoluta.

Ø. Riveradiaz viernes, septiembre 10, 2010 1:50:00 p. m.  

Mentir es solo una palabra,lo que conlleve esa palabra,es lo que lo hace bueno o malo y aun así,la mayor parte del tiempo resulta útil.

Tampoco es cosa de ir por ahí contándole a todos nuestras verdades.

Hacer ficción también es mentir y tiene unas interesantes consecuencias.

Mary Rogers domingo, septiembre 12, 2010 8:40:00 a. m.  

Sólo pasaba a felicitarte por el comentario a Teresa y me encontré con este texto cautivante. Uno, porque está muy entretenido. Dos, porque uno se identifica. Tres, porque viví lo mismo- es como si yo lo relatara- con la muerte de mi madre.
Muchos saludos

Myriam domingo, septiembre 12, 2010 8:58:00 p. m.  

Mary: gracias por tu comentario y espero que nos sigamos leyendo ;)

Seguidores

Lo que leo

Myriam's bookshelf: read

Sobre Hombres Y Damas/ About Men and WomenLa Loca de La CasaEl enfermo imaginario / El médico a palosGrandes Pestes De La Historia / Disease and HistoryLas Seis Esposas De Enrique VIII/ the Wives of Henry VIIIPirómides

More of Myriam's books »
Myriam's  book recommendations, reviews, favorite quotes, book clubs, book trivia, book lists

Postre

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP